El ser humano moderno

El ser humano moderno tiene como el mas alto valor someterse solo a él mismo y obtener el placer en el trabajo como indicador de su capacidad de productividad. Las enfermedades psíquicas actuales como la depresión o el síndrome de hiperactividad no están ligadas a un exceso de presión, sino a un exceso de positividad. 

El cansado sujeto actual, el sujeto del rendimiento, acaba agotado de una lucha consigo mismo como agente de productividad, una lucha que surge de si mismo (mas productivo en el trabajo =mas feliz y realizado). 

Esta lucha es contra él: Es prioritario ser cada vez más productivo, mas eficiente. 

Esta lucha no tiene un agente externo claro que sea responsable de la demanda de aumentar constantemente los niveles de autoexigencia y productividad – no importa lo alto que se llegue, siempre es necesario más – El agente desencadenante es interno, el mismo individuo. 

Así, el yo moderno se consume a si mismo y se queda sin apenas energía libidinal para los otros, como mucho esa pequeña cantidad de energía que se escapa de la tirania de la hiperproductividad autoimpuesta se redirecciona a los objetos, con lo que el aislamiento y sensacion de vacío es cada vez mayor.

¿Quieres descubrir más?